Qué es proyecto sagitario?

Cursos de Iniciación a la astronomía.

Didáctica astronómica. Talleres de Ciencia.

Charlas, cursos, campamentos, observaciones grupales.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Un plumazo

Un plumazo.

Buenos días, mi nombre es Sergio y amo el cielo. Mi anhelo es que alguno o alguna de ustedes, después de esta lectura, se inclinen hacia él, le conozca un poco más, tenga ganas de recorrerlo, con la vista pero también con la mente y, por qué no, con el corazón.


La noche está plagada de luces.

Hablo de la noche bajo cielos libres de contaminación lumínica. Son pocos estos cielos. El hombre va dando cuenta de cada rincón oscuro. Iluminamos la noche con luces de neón porque, es mi idea, retrocedemos como especie. Un animal que le debe al cielo su estadía sobre la faz de la Tierra, se vuelve contra él y lo oculta bajo falsas luces en pos de una supuesta seguridad que no llegará nunca por este camino.

¿Por qué digo que el hombre debe al cielo su estar acá? Porque los hombres evolucionamos y nos apoderamos del mundo en tanto que nos creamos un modo de interactuar con él, diverso del utilizado por el resto de animales. Nosotros construimos un saber que evolucionó hasta hacerse ciencia; y este saber, esta ciencia que puede con el mundo, que lo sojuzga y somete, nació con la observación minuciosa de esos astros que otrora inundaban el sueño nocturno.



La primera observación humana del cielo debe de haber acontecido en el momento mismo en que los homínidos abandonaron las espesas selvas que entonces poblaban la región centro oriental africana. Abandonamos ese edén para internarnos hacia el naciente, balbuceantes y temerosos, en un viaje de un millón de años que comprendió el entero mundo, y que hoy tantea en el espacio. Imaginemos por un momento. Hablo de una especie que ha evolucionado desde las madrigueras miserables de debajo de las raíces arbóreas, donde éramos poco menos que comadrejas, hasta las altas copas, ya parecidos a lo que ahora vemos cada mañana, al enjuagarnos los dientes en el espejo de casa. Hablo de una especie que, en ese largo asenso –de la madriguera a la copa- ha incorporado, primero, la visión nocturna, en tonos de grises, provista por los bastoncillos, tan cara a los aficionados observadores como el que escribe, y, después –mucho después, ya arriba de los mamá árboles- la visión binocular, para un salto preciso de rama en rama. Este proto homínido con pelos, cola y mañas sanas, que vivió siempre en grupo, desarrolló la visión binocular por puro accidente, porque se trasladaba de rama en rama, porque debía elegir entre una cargada de frutos y otra pobre. Tan solo porque esto pasó hace cinco o seis millones de años, es que podemos hay medir la distancia a las estrellas, por paralaje. Por el mismo truco gracias al cual, al dar un brinco, asían nuestras manos una próxima rama horizontal y no un porrazo mayúsculo. Tan solo por esto, señoras, señores, Aristarco midió el cielo, dedujo la distancia Tierra Sol y Tierra Luna.



Espero no haberlos espantado. En mis charlas me gusta que las cosas estén claras. Y no hay claridad allí donde no hay origen. El origen lo es todo. Si sé de dónde vengo, puedo saber con certeza a dónde voy. Hoy el mundo de la ciencia ignora muchas cosas. Entre ellas, si el Universo se expande o qué diantres hace. Si no sabemos esto, digo, es porque no podemos aún explicarnos cuál fue el origen. Cuando expliquemos el origen sabremos el destino. Es mi opinión.

Antes de adentrarme en lo desconocido del viaje que el hombre ha hecho hasta lograr lo que hoy sabemos del cielo, quisiera sin embargo dejar en claro que el hombre se halla sobre la Tierra por pura casualidad. No hay plan. No hay premeditación. No hay sentido, incluso, para que estemos aquí.

Veamos: ¿por qué ese proto homínido se bajó un buen día de su arbolito y se lanzó a pie a través de cuarenta mil kilómetros para darle la vuelta al mundo, y trescientos ochenta mil más para llegar a la Luna?*

Muy lejos de los deseos de Nietzsche, el hombre no se hizo a sí mismo. El proto homínido dejó los bosques porque, en realidad, estos desaparecieron. Le fueron hurtados. En pocos cientos de miles de años, lo que había ya no estaba, y esos bichos perniciosos se dijeron: uh, ug, uh, que en su lengua significa: hermanos, si nos quedamos acá seremos todos pasto de fieras, no aceptemos esta miseria de vida, rebelémonos contra la naturaleza que nos expulsa de  nuestras casas majestuosas, altas y frescas, y lancémonos a través de los eones en busca de nuestra tierra prometida, Ea, amigos, a no desfallecer, caminemos hacia el naciente, ¡promesa de un mañana mejor!

Diablos, imagino a un homínido con este poder de concisión en su plática y me ruborizo, ¡que pobre copia soy de aquél antepasado!

De modo que así fue, el valle de rift no era tal, era una llanura; los vientos del océano atlántico barrían África de oeste a este y toda esa franja era poblada por árboles, selvas; en fin, un vergel pletórico de vida. Pero la Tierra aún está caliente, en su centro, y ese calor asciende a través de las plumas, y las plumas crean quebraduras, y esas grietas son los rift, precisamente (lean un librito sobre la deriva continental, allí está todo). Cuando la quebradura se dio, una parte, la este, se alzó, y los vientos, lejos de seguir su pasó húmedo hasta el mar oriental, descargaron desde entonces su agua contra la pared de roca, y continuaron soplando secos. Allí nació el valle del rift, allí hay ahora un lago. Del lado occidental evolucionaron los simios; del lado Oriental los homínidos degeneraron en homo.

Y esto es to- to-do a-mi-gos, tan solo una plumazo –literal- en la larga historia de un mundo cualquiera que aún emite por convección el calor remanente en su núcleo.



Qué triste parece. Suena pobre. El relato de las religiones -así como el del psicoanálisis- es más rico, más reconfortante. En ellos somos los héroes y no un accidente de la historia. Pero a mí no me arredra la nada. Soy epicúreo –o quisiera serlo-, soy democriteo, es decir, me basta con lo que veo y con el momento, con disfrutar cada instante, aún este en el cual me enfrento a la vacuidad, la nada de existir porque sí. ¿Qué valores hallo en esto? Pues, los derivados de mi capacidad de conocer. Amo la ciencia, amo saber, comprender, crear mi conocimiento. Por supuesto, amo también a mis compañeros y compañeras de viaje, mis nietos, mis hijas e hijo, mis familiares, mi pareja, mis amigos, mis alumnos, la gente que no conozco y me escribe, a veces.

Y porque amo, la nada ni me va, ni me viene, le ignoro casi, si no fuera porque la tomo de límite. Límite a mis ambiciones y expectativas. La nada, lejos de desilusionarme, me infunde ánimo. Si no hubo nada y no habrá nada, ¿por qué no valorar entonces con mayor ahínco estos momentos? ¿Cómo no darle valor a cada persona si sé que somos todos un nada, un plumazo, como dije, en el tiempo y el espacio infinitos? Si la nada mandara en el subconsciente humano, ¿para qué las guerras, para qué la explotación capitalista?

Pero este debe ser un texto de astronomía.
Vuelvo a los astros...



Continuará.


*Aunque no los recorrimos en línea recta -a los kilómetros terrestres y los celestes- sino zigzagueando por valles y desiertos, por delgados istmos y por heladas tundras, por los mares y los suelos, de modo que fueron millones de kilómetros sobre la tierra –en el espacio, los viajes en línea recta son imposibles, hay que seguir orbitales: el módulo Columba que llevó al hombre a nuestro satélite recorrió algo más que 500.000 km.

martes, 15 de noviembre de 2016

Buenas Tardes

El Cielo.

Buenas tardes, mi nombre es Sergio y amo el cielo. Mi anhelo es que alguno o alguna de ustedes, después de esta lectura, se inclinen hacia él, le conozca un poco más, tenga ganas de recorrerlo, con la vista pero también con la mente y, por qué no, con el corazón.

La observación del cielo puede ser simple contemplación, hay en ello suficiente gozo y retribución, ver conjunciones planetarias, ver arco iris, ver las manchas de la Vía Láctea, blancas por definición, pero también oscuras, negras como el corazón de las tinieblas, origen de diversas figuras celestes entre nuestros antepasados suramericanos, tanto más perceptivos que los nórdicos (los pueblos del norte solo crearon constelaciones, es decir, figuras con estrellas).

Los pueblos euroasiáticos tuvieron cosmogonías diversas, por supuesto, pero como antes de conocernos unos absorbieron a otros, ese origen múltiple fue pobre acervo del cual nos nutrimos, un menjunje en el cual sobreviven nombres como Alnilam y Betelheuse* -propios de una doncella que habitaba el cielo- para definir estrellas de la constelación Orión, pelafustán nacido de una pishada.

Con la colonización y el genocidio, heredamos las leyendas del norte. Una simbología basada en guerra y sexo llegó a nosotros con carácter de cultura: Orión; el León batido por Hércules; los Gemelos; cada una de las doce casas del Zoodíaco refiere a una aventura griega, a una leyenda, a un saber homologado por el poder, tal es la labor de todo relato: perpetuar una forma de pensar, de sentir el mundo. Pensemos que en aquellos años la cultura se masificaba por medio de poesías y su representación primera fue el cielo. En américa sucedió lo mismo, el cielo como pizarra inmensa donde los viejos de la tribu contaban historias a los niños por las noches, junto al fuego. Nada hay más fuerte que un relato. El relato unifica como pueblo, como familia, como ser. Por ello hay una historia nacional, escrita por Mitre para los argentinos, por ejemplo. Por ello hay un relato sobre los abuelos en cada familia: el abuelo esto, la abuela lo otro. Por ello hay psicoanálisis, el discurso de Freud, célibe hasta los treinta y pico y que sin embargo, cual si fuese un erudito en el tema, nos dice: todo es pulsión, energía sexual reprimida…

En fin, debo hablar del cielo, de ese río que en las noches de invierno lo cruza todo, pero la mente siempre se me va por otros caminos, otros ríos, arroyuelos, en realidad; tal vez cunetas...

La Vía Láctea, el camino blanco, el camino de leche, leche del seno de Hera, a quién le arrebataron al hijo cuando este mamaba y la leche presurosa siguió surgiendo y surcó el cielo, y desde entonces allí está, una zanja, una nube, un trazo que lento, muy lento gira sobre nosotros.

Pero… ¿de qué hablo? ¿Cuántos de nosotros hemos visto ese río?



Los americanos creían que por lo que llamamos Vía Láctea -el Río del cielo- ascendían las almas de los muertos. Porque para ellos cada estrella es el alma de un ser querido que ha ascendido al cielo, y desde allá nos mira, nos ilumina, nos sirve de guía.

Las leyendas americanas, qué distintas de las euroasiáticas. Miremos un poco la noche, próximo a la navidad podemos ver a Orión, las tres marías… los tres reyes magos decía mi padre quién me mantuvo ajeno a las licencias cristianas. Orión es esta figura, formada por cuatro grandes estrellas: Rigel, una azul gigante, un sol magnífico, ya hablaremos de ella; Saiph; Bellatrix y Betelheuse.




La gran Betelgeuse, una gigante roja, un sol miles de veces más grande que el nuestro. A punto de estallar. A punto de reventar como confeti esta noche, como dice Aute. Esas cuatro estrellas enmarcan la figura de Orión. Rigel es un pie, Saiph el otro. Betelgeuse es un hombro, junto a Bellatrix. En la cintura brillan -del oriente al oeste- Alnitak, Alnilam, Mintaka, y pende del cinto la espada del guerrero, la espada o el puñal, como le dicen. Una abuela me corrigió, una vez, durante una charla y frente a cincuenta personas, no mienta, me dijo, eso que cuelga no es la espada… Tendría setenta años, sonreía, era una mujer feliz. Parece que el cielo sacara de nosotros lo mejor, lo más puro. Hay algo místico en la observación del cielo. Bueno, no para esa abuela…

Orión es un guerrero, un hombre soberbio que está allá arriba por su torpeza o tozudez. Resulta que el tipo era un gigante y se preciaba de poder matar cualquier animal. Esto es un pecado. No se mata cualquier animal. Los pueblos originarios solo mataban crías y animales viejos. Los animales adultos deben reproducirse, estos son intocables para cualquier cultura seria. Orión se aparecía hoy con un oso, mañana con un tigre, el tipo era un zarpado. Un día, la diosa de la naturaleza le dijo, Orión, cortala, no me matés cualquier bicho, sabés que hay reglas y las reglas están para ser cumplidas, aunque seas un semidiós. Recordemos que orión era hijo de un dios, mortal. Como Hércules, o Aquiles. La cosa es que don Orión siguió con sus transgresiones. De modo que la diosa le dijo, Orión, un día, un animal te cobrará todas estas deudas… Amenaza que nuestro Héroe desestimó, por supuesto. Entonces, la Vaga se mandó la desierto y de debajo de una roca se trajo un minúsculo escorpión. Con enjundia lo zampó entre las pieles de la yacija del Gigante. 
Cuando este, cansado de liquidar bestias, se tendió a descansar, el artrópodo le clavó su aguijón (las estrellas del final de la cola de Escorpio se llaman: Shaula, erguida; Lesath, aguijón). Orión se paró de un salto, tiró las cobijas, vio al miserable y lo aplastó de un sonoro chinelazo, poco después cayó exánime. Zeus, al ver a ambos seres caídos, se apiadó de ellos y los colocó en el cielo. Esta es una de las muchas historias que narran las desventuras de ese muchacho.



Sin embargo, los amerindios… ellos tuvieron y tienen otra cosmovisión. Ellos ven en las cuatro estrellas (Rigel, Saiph, Bellatrix, Betelheuse) un telar tendido en el cielo, en el cual está siendo tejido un poncho que abrigue a los hombros durante el próximo invierno.

¿Qué les parece? Los dioses tejen un poncho para saldar cuitas de los hombres… toda una enseñanza, creo yo. Toda una filosofía. Los dioses no existen para martirizarnos, como es el caso del cristianismo, y ni hablar de Jehová; los dioses cuidan de sus hombres, se preocupan por ellos. Con otras constelaciones, es lo mismo, vean sino la leyenda del Toro Griego y su anverso amerindio. Vean la leyenda de Crux… nuestra propia diatriba contra la soberbia.

La única constelación que se basa en una idea afin es la de Gemini, los gemelos. Para los griegos refiere la suerte de dos hermanos, Castor y Pollux, los Dioscuros, soberbios, agresivos, apasionados. Están allí por haber engañado a un Rey, y por amarse por sobre todas las cosas. Para los amerindios esa constelación es Yunta Puma, dos pumas que saltan para devorar la Luna.



*Alnilam alude a un cintillo de perlas que ciñe la cintura de la doncella, Beteheuse es la mano de la princesa.


Continúa.
Sergio Galarza.

Mirá qué Lunón III

Mirá qué Lunón III


Actividad educativa en el Colegio Candelaria de la ciudad de Casilda.
Participación de alumnos, alumnas y docentes del turno noche.
Observación y fotografía de la Luna. Charla sobre cuestiones astronómicas relacionadas con la Luna, los telescopios, las cámaras, la luz, la edición de las imágenes.
Cierre a cargo de la Profesora Marcela Ruíz con lectura de poemas sobre la Luna.